QUE ME GUSTARIA DE MI SECRETARIA...

 

Que cuando llegue entre a darme los buenos días.

Que ponga a funcionar mis calendarios e intercomunicadores.

Que recoja la correspondencia temprano de mi cajón.

Que cuando la llame, acuda rápido, pero me conteste suave y dulcemente.

Que me informe sobre todas las llamadas, me recuerde las reuniones.

Que me traiga un poco de café sin pedirlo, pero cuando sabe lo necesito.

Que no desista de una llamada telefónica hasta conseguirla.

Que no se impaciente cuando le estoy dictando y no consigo las palabras para completar una oracion.

Que coteje cuidadosamente las palabras dudosas en el diccionario.

Que me traiga la correspondencia completa,

incluyendo los sobres y la distribución.

Que sea mi representante cuando no estoy en la oficina,

pensando y actuando como yo lo haría.

Que sea toda oídos para conmigo,

pero muda para transmitir lo que confidencialmente digo.

Que se interese a donde voy, y de donde vengo.

Que me informe que ha sucedido durante mi ausencia.

Que conozca los archivos mejor que yo.

Que me provea lápices y libretas sin tener que pedirlo.

Que se interese en que me limpien la oficina, pero que me cuide la propiedad dentro.

Que si llego tarde me sonría , y luego entre y me mantenga al día.

Que si sale fuera, me lo indique, y si se va, me diga adios.

Que reconozca cuando un trabajo es urgente,

cuando algo debe tramitarse a mano.

Que sepa cuando debe dejar copia adicional de algún documento.

Que no le de coraje pasar una carta dos o tres veces.

Que sea nítida en sus trabajos.

Que sienta orgullo de su puesto.

Que se preocupe por su trabajo, que sienta deseos de superación.

Que esté atenta a todos los nuevos procedimientos e instrucciones,

para evitar fallar.

Que no este pendiente a cada momento del reloj,

ni yendo y viniendo constantemente.

Que si sabe va a estar ausente, me notifique previamente.

Que me aliente cuando estoy preocupado.

Que comparta mis alegrías.

Que vea mis defectos, pero comente mis virtudes.

Y al final de cuentas...

 

NO HABRIA SECRETARIA COMO LA MIA.

 

 

Retorno a Página Anterior